Inicio » Destinos » Playas de Santander: ¿Aún no conoces el paraíso del norte de España?

Playas de Santander: ¿Aún no conoces el paraíso del norte de España?

Por Rita

Publicado:

Actualizado:

¡Bienvenidos, amantes del sol y el mar! Si estás buscando el destino perfecto para tus próximas vacaciones, ¡has llegado al lugar indicado! Las playas de Santander, la joya costera de Cantabria, te esperan con sus aguas cristalinas y paisajes de ensueño. Más de una docena de arenales repartidas por distintos puntos de la ciudad convierten a Santander en el destino ideal para los amantes de la playa.

Aunque hay ocho playas principales, contamos hasta 13 reconocidas por su cuidado y excelentes servicios. El turismo de sol y playa es uno de los pilares de la economía de nuestra provincia, y Santander se esfuerza cada año en ofrecer playas de calidad, con arena fina y dorada, que además son seguras y accesibles.

A pesar de la mala fama del clima de Santander, lo cierto es que quienes visitan nuestra preciosa ciudad, ¡repiten! Cada verano, el número de habitantes en nuestra costa se multiplica. Incluso nos comparan con la Marbella del norte de la península, ya que cada año son más los curiosos que se acercan a disfrutar de nuestras playas, nuestra historia y, por supuesto, nuestra gastronomía.

Sí, los Glutendtrotters estamos totalmente enamorados de nuestra «Tacita de Plata», y nos sobran razones para ello. Hoy te mostramos 13 de ellas. ¡Síguenos y descubre el paraíso del norte de España! ¡La aventura comienza ahora!

1. Playa de Los Peligros

Por orden de cercanía al centro de la ciudad, Los Peligros es la primera playa. Ubicada dentro de la Bahía de Santander y no en mar abierto, esta playa es ideal para pasar el día con niños. No te dejes engañar por su nombre, ya que se refiere a la posibilidad de que los barcos encallen en su arenal si se desvían de la canal de entrada al puerto de Santander.

Playa de Los Peligros
Playa de Los Peligros / VAC

Acceso y Transporte

Puedes llegar a esta playa dando un agradable paseo a lo largo del Paseo Marítimo, pasando por puntos emblemáticos de Santander como la escultura de Los Raqueros y el Museo Marítimo del Cantábrico. Durante la temporada de verano, los autobuses municipales tienen una línea que te lleva directamente hasta la entrada de la playa.

Los Peligros tiene excelentes accesos, duchas y hasta un pequeño parque infantil dentro de la playa. Durante todo el verano, cuenta con vigilancia de socorristas.

Qué hacer en la Playa de Los Peligros

Para que disfrutes al máximo jugando en el mar, cuenta con un servicio de alquiler de pedalinas con toboganes durante toda la temporada de verano, que sirve de disfrute para grandes y pequeños.

Además, ofrece un atractivo adicional: cuando la marea baja, puedes acceder caminando a una pequeña playa que se forma junto al Museo Marítimo, conocida como “La Fenómeno”. Esta extensión de arena, que ha crecido en los últimos años por capricho de la naturaleza, te permitirá disfrutar de una de las puestas de sol más bonitas desde la cercana Duna Zaera. ¡No te marches sin subir una foto a Instagram de este espectacular atardecer!

2. Playa de la Magdalena

La Playa de la Magdalena, en realidad, es una continuación de la Playa de Los Peligros y marca la entrada a la Península de la Magdalena. Con sus 900 metros de arena dorada, ofrece un entorno tranquilo y resguardado del viento. La zona de La Horadada, en particular, es menos frecuentada, proporcionando un refugio perfecto para relajarse. Es una de las muchas hermosas playas de Santander que ofrecen un escape perfecto para los amantes del sol y el mar.

Playa de La Magdalena
Playa de la Magdalena / VAC

Acceso y Transporte

La mejor manera de llegar es a pie o utilizando la línea municipal de autobuses. Aunque la zona de aparcamiento es gratuita, la implementación del carril bici y la afluencia de gente en temporada alta hacen que aparcar sea una tarea ardua y casi imposible.

Qué hacer en la Playa de la Magdalena

No te pierdas las impresionantes vistas desde esta playa. La bahía de Santander, el islote de La Torre y la Playa del Puntal ofrecen un paisaje que te invita a quedarte. Con su ambiente tranquilo y sus maravillosas vistas, la Playa de la Magdalena es un destino imperdible en Santander.

3. Playa de los Bikinis

Pasando el Club de Tenis y justo antes de adentrarte en la espectacular Península de la Magdalena, te encontrarás con la encantadora Playa de los Bikinis.

Playa de Bikinis
Playa de los Bikinis / VAC
Curioso nombre, ¿verdad?. En los años setenta, cuando los extranjeros acudían a los cursos de español de verano impartidos por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, este pequeño arenal de 300 metros se llenaba de jóvenes en bikini, una prenda aún demasiado atrevida para la sociedad española de la época. Es de ahí que recibe su nombre, siendo uno de los primeros lugares en España donde se vieron bikinis.

Acceso y Transporte

La mejor manera de llegar es a pie, dando un agradable paseo por la orilla desde Los Peligros, o en autobús. El autobús municipal te dejará a las afueras del recinto de la Península de la Magdalena, desde donde deberás acceder a pie.

Qué hacer en la Playa de los Bikinis

Actualmente, la Playa de los Bikinis sigue siendo un punto de encuentro para gente joven que se divierte saltando desde el espigón. También es popular entre las familias que disfrutan de picnics en las inmediaciones del Palacio de la Magdalena, aprovechando las zonas habilitadas para ello.

Una vez aquí, no te puedes marchar sin explorar todo lo que ofrece este espectacular rincón de Santander: la visita al Palacio Real, antigua residencia del rey Alfonso XIII, un baño en el Embarcadero Real, observar las focas y pingüinos en el mini zoo de animales marinos, recorrer el recinto en el tren “Magdaleno”, y disfrutar de las inigualables vistas hacia el Faro de la Isla de Mouro con el Hotel Real de fondo.

4. Playa del Camello

Justo al otro lado de la Península de la Magdalena, descubrimos la primera playa de Santander en mar abierto del Cantábrico: la Playa del Camello.

Cuando baja la marea, quedan al descubierto las rocas de la zona derecha, destacando una muy singular con forma de camello, de donde recibe su nombre.

Playa de El Camello y la roca del diablo
Roca del Diablo en la playa del Camello
Playa de El Camello
Playa del Camello

Acceso y Transporte

Puedes llegar fácilmente en el autobús municipal, que ofrece un servicio frecuente. Además, hay un aparcamiento justo en la entrada de la playa, pero es difícil encontrar sitio en época estival debido a la gran afluencia de visitantes. Este arenal de 200 metros de ancho es muy popular entre las familias por sus buenos accesos y la vigilancia.

Qué hacer en la Playa del Camello

¿No sabes jugar a las palas? Es el juego santanderino por excelencia y este es el sitio idóneo para que aprendas. Cada día que la lluvia lo permite, se reúne un numeroso grupo de personas para practicarlo.

Además, si te gusta explorar las rocas en busca de animales marinos, estás en el lugar ideal. A los pies de la «Roca del Diablo«, un gran peñasco conocido por todos los lugareños debido a una antigua escultura con tridente que había en su cúspide, podrás encontrar cangrejos, lapas, algas de muchos colores e incluso estrellas de mar.

5. Playa de la Concha

¡Sí! En Santander también hay una Playa de la Concha, al igual que en San Sebastián. Aunque menos conocida, es una de las  más pequeñas de Santander y se encuentra antes de llegar a la Primera Playa del Sardinero, compartiendo arenal.

Playa de La Concha
Playa de la Concha / VAC

Acceso y Transporte

Visitada principalmente por locales, la Playa de la Concha tiene un cómodo acceso desde la Avenida de Reina Victoria. Hay un aparcamiento cerca, pero puede ser difícil encontrar sitio durante la temporada alta.

Qué hacer en la Playa de la Concha

El Balneario de la Concha y la terraza del BNS, dos locales de hostelería muy conocidos de la ciudad, hacen de este lugar el sitio perfecto para disfrutar de la caída del sol, picando algo y disfrutando del maravilloso atardecer.

6. Primera Playa del Sardinero

La Primera Playa del Sardinero es la playa más famosa de Santander, extendiéndose desde el restaurante Maremondo hasta los Jardines de Piquío. Este icónico lugar es donde nacieron los Baños de Ola, una tradición veraniega de la nobleza española del siglo pasado. 

Primera del Sardinero
Primera playa del Sardinero / VAC

Historia y Eventos

Si quieres conocer esta parte de nuestra historia en primera persona, durante la primera quincena de julio se celebra un evento cultural que rememora los Baños de Ola. Este evento te permitirá sumergirte y disfrutar de actividades que recrean el ambiente de antaño.

Acceso y Transporte

El acceso a la Primera Playa del Sardinero es peatonal, a través de unas escaleras desde la Plaza de Italia. También se puede llegar fácilmente en autobús, con varias líneas que te dejan cerca de la playa. Hay aparcamiento en las inmediaciones, pero puede ser complicado encontrar sitio durante la temporada alta debido a la popularidad de esta playa.

Qué hacer en la Primera Playa del Sardinero

La Primera Playa del Sardinero comparte su arenal con la Playa de la Concha y la Segunda Playa del Sardinero. Si te gusta pasear, con la marea baja tienes casi 2 kilómetros de playa para disfrutar. Además, es una de las mejores playas para hacer surf en Santander, gracias a sus olas consistentes.

Este arenal es perfecto para disfrutar del sol, nadar, y practicar deportes acuáticos. No te pierdas la oportunidad de conocer  los Jardines de Piquío, que ofrecen vistas espectaculares del mar y son un lugar ideal para relajarse después de un día en la playa.

7. Segunda Playa del Sardinero

Separada de la Primera Playa del Sardinero por los Jardines de Piquío, la Segunda Playa del Sardinero es más amplia y menos concurrida que su hermana mayor. También conocida como la playa de Castañeda es muy similar a la Primera Playa del Sardinero, esta playa tiene un encanto especial que la hace destacar.

Playa con gente
Segunda Playa del Sardinero / VAC

Acceso y Transporte

Muy cerca de esta playa se encuentra el aparcamiento del Campo del Racing. En líneas generales, si no hay eventos, es bastante fácil aparcar aquí. También puedes llegar en autobús, con varias líneas que te dejan cerca de la playa, o caminando desde la Primera Playa del Sardinero a través de los Jardines de Piquío.

Qué hacer en la Segunda Playa del Sardinero

Después de disfrutar de un día de sol y mar, sería imperdonable marcharte del Sardinero sin saborear una delicia refrescante muy conocida por los santanderinos: los helados de Regma. Reconocerás sus puestos de lejos por las colas interminables y el tamaño colosal de sus helados. Además, Regma ofrece opciones sin gluten, para que todos puedan disfrutar de sus deliciosos sabores.

Si te gusta la comida mexicana tanto como a nosotros, no te puedes perder los nachos con guacamole y los tamales del Mar de Cortés. Este es uno de nuestros restaurantes mexicanos favoritos donde puedes comer sin gluten, ubicado al lado de la Segunda Playa del Sardinero.

8. Playa de los Molinucos

Dejamos atrás el animado barrio de El Sardinero y nos adentramos en el tranquilo Parque de Mataleñas, cerca del faro de Cabo Mayor. La senda que bordea el Campo de Golf de Mataleñas nos lleva a dos de las mejores playas de Santander: la Playa de los Molinucos y la Playa de Mataleñas. Aunque la Playa de los Molinucos es la más pequeña de la ciudad, su encanto es enorme.

Playa de Los Molinucos
Playa de Los Molinucos / Canva

Acceso y Transporte

Para llegar a la Playa de los Molinucos, debes tomar la Senda de Mataleñas que parte desde la cafetería Coronna  o desde el propio Parque de Mataleñas. Este pequeño arenal de apenas 25 metros de longitud ofrece unas preciosas vistas sobre El Sardinero. Su arena fina y dorada y su sobrecogedor entorno de acantilados la convierten en uno de los tesoros más preciados por los santanderinos.

Qué hacer en la Playa de los Molinucos

Aunque la Playa de los Molinucos no cuenta con vigilancia y con marea alta desaparece casi por completo, es un lugar especial y muy querido por los locales. La playa es ideal para aquellos que buscan un rincón tranquilo y diferente, lejos del bullicio de las playas más concurridas.

9. Playa de Mataleñas

Es una de las mejores playas de Santander, no tiene nada que envidiar a las idílicas playas del Caribe.  La vista desde arriba es espectacular, especialmente cuando el mar está en calma y el agua se ve de un turquesa impresionante.

Playa de Mataleñas
Playa de Mataleñas / VAC

Acceso y Transporte

La Playa de Mataleñas es una cala de unos 125 metros de longitud situada entre acantilados. Para acceder a ella, hay que bajar más de 100 escaleras, que luego tendrás que subir, claro está. Aunque el acceso puede ser un poco desafiante, la recompensa merece la pena.

Qué Hacer en la Playa de Mataleñas

Aunque la playa da al mar abierto, el baño aquí es tranquilo y cuenta con vigilancia, lo que la hace segura para disfrutar del agua. Un detalle importante es que en esta playa la sombra llega por la tarde antes que en otras playas de Santander debido a su ubicación entre acantilados. Lo bueno es que está muy bien protegida del viento, lo que la hace ideal para un día relajado en la playa.

10. Playa de El Bocal

Ubicada en el barrio de Monte, a pocos kilómetros del centro de la capital de Cantabria, la Playa de El Bocal es una de las grandes desconocidas de la costa santanderina, incluso para muchos lugareños. 

Playa de El Bocal
Playa de El Bocal

Acceso y Transporte

Para llegar a la Playa de El Bocal, debes dirigirte a Monte, una zona rural y tranquila que ofrece un escape perfecto del bullicio de las playas más concurridas de Santander. El acceso es más fácil en coche, aunque también puedes llegar en bicicleta si te gusta disfrutar del paisaje.

Qué hacer en la Playa de El Bocal

La Playa de El Bocal cuenta con unos 200 metros de arenal salpicado de grandes rocas y bañada por un oleaje moderado. Es el lugar ideal para quienes buscan un trozo de arena aislado para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza. Esta playa es también el escenario del campeonato de surf «La Vaca Gigante«, que se celebra cada verano y atrae a surfistas de todo el mundo para desafiar sus enormes olas.

11. Playa de Rosamunda

En el entorno rural de San Román, cerca de El Bocal, se encuentra la Playa de Rosamunda. Esta playa es aún más aislada y solitaria, con un discreto arenal que a menudo desaparece cuando sube la marea.

Playa de Rosamunda
Playa de Rosamunda

Acceso y Transporte

La Playa de Rosamunda se encuentra en la localidad de Monte, en el tranquilo entorno rural de San Román. Para llegar, es mejor hacerlo en coche debido a su ubicación más remota. La playa está rodeada de un paisaje natural impresionante.

Qué hacer en la Playa de Rosamunda

Aunque la Playa de Rosamunda no es la más práctica de Santander, con muchas rocas y un arenal muy pequeño que desaparece casi por completo en marea alta, su encanto radica en su tranquilidad y sus vistas. Es el lugar perfecto para quienes buscan una experiencia de playa verdaderamente aislada y diferente.

Explorar la Playa de Rosamunda te permitirá descubrir una faceta distinta y más serena de la costa cántabra. Las vistas desde esta playa son impresionantes y ofrecen una paz difícil de encontrar en las playas más concurridas.

12. Playa de La Maruca

Además de encontrarse en un bello enclave rocoso del barrio de Monte, a menos de 10 km del centro de Santander, la Playa de La Maruca es ideal para disfrutar de un baño tranquilo y sin oleaje.

Playa de La Maruca
Playa de La Maruca

Acceso y Transporte

Para llegar a la Playa de La Maruca, puedes conducir desde el centro de Santander, ya que cuenta con una zona de aparcamiento adecuada. Esta playa ofrece fácil accesibilidad. 

Qué hacer en la Playa de La Maruca

Este enclave rocoso está repleto de embarcaciones de pescadores en invierno y ofrece 120 metros de arenal con buenos accesos y un mar tranquilo en verano. Su proximidad a la ría y la batería de San Pedro añade un toque cultural a tu visita, permitiéndote explorar más allá de la playa. En 2010, se inició el proceso de restauración y rehabilitación de los restos de la batería, y se construyó un edificio que alberga el Centro de Interpretación del Litoral, inaugurado el 15 de diciembre de 2010. Además, está cerca de algunos de los restaurantes de pescado y marisco más deliciosos de Santander.

13. Playa de la Virgen del Mar

A solo 5 km de La Maruca, se encuentra la Playa de la Virgen del Mar, un encantador arenal de 400 metros de longitud. Esta playa recibe su nombre de la ermita que la preside y destaca por la belleza de su paisaje rocoso y la limpieza de su arenal.

Playa de la Virgen del Mar con la marea alta
Playa de la Virgen del Mar con la marea alta
Playa de la Virgen del Mar con la ermita al fondo
Ermita de la Virgen del Mar

Acceso y Transporte

La Playa de la Virgen del Mar es de fácil acceso en coche, con aparcamiento disponible cerca de la playa. Su ubicación en San Román la convierte en una opción tranquila y pintoresca.

Qué hacer en la Playa de la Virgen del Mar

Esta playa es perfecta para disfrutar de un día relajado en un entorno natural. El paisaje rocoso y las aguas claras la convierten en un lugar ideal para explorar y tomar fotografías. Además, la proximidad de la ermita de la Virgen del Mar añade un elemento cultural imprescindible a tu visita.

Explorando más allá de las Playas de Santander

Desde playas urbanas y archiconocidas como El Sardinero hasta enclaves más aislados como la Playa de la Virgen del Mar, cada rincón de Santander tiene algo único que ofrecer. Aquí termina nuestra exploración por las playas de Santander, pero la región tiene mucho más que ofrecer. El paraíso del norte de España no se detiene aquí. Ven y descubre las maravillosas playas que existen cerca de Santander. ¡Sigue leyendo y déjate sorprender!

Las playas cerca de Santander son verdaderamente espectaculares. Puede sonar presuntuoso porque soy de aquí, pero es la pura verdad. Muchos otros lugares de España envidiarían las increíbles playas que tenemos en Cantabria, y me encantaría que tú también las conocieras.

Playa del Puntal

Desde niña, tengo una especial debilidad por la Playa del Puntal, ya que guarda algunos de mis recuerdos familiares más queridos. Esta playa es una de las joyas más tranquilas y paradisíacas de Santander. Situada justo enfrente de la Bahía de Santander, este arenal se extiende formando parte de más de 10 kilómetros ininterrumpidos de playa, que cambian de nombre según la localidad desde la que se acceda: Loredo, Somo y finalmente El Puntal.

Playa de El Puntal
Playa del Puntal

Acceso y Transporte

La única forma de acceder a la Playa del Puntal es en barco, lo que garantiza una experiencia tranquila y sin aglomeraciones. Puedes tomar las lanchas «Los Reginas» en el Paseo Marítimo de Santander, junto al Palacete del Embarcadero y cerca del Centro Botín. También puedes acceder a pie desde el aparcamiento del municipio de Somo, aunque encontrar aparcamiento puede ser complicado.

Qué hacer en la Playa del Puntal

La playa es muy calmada, lo que la convierte en una de las mejores opciones de Santander para ir con niños. Puedes darte un buen chapuzón en sus aguas tranquilas mientras disfrutas de unas vistas impresionantes de la Bahía de Santander y el Palacio de la Magdalena en el horizonte.

En la Playa del Puntal hay dos chiringuitos que ofrecen una excelente comida y un ambiente fantástico. Son el lugar perfecto para disfrutar de una buena comida junto al mar después de un día de sol y diversión.

Playa de Valdearenas en Liencres 

En el corazón de la Costa Quebrada se encuentra una de las playas más largas de Cantabria .

Playa de Liencres
Playa de Valdearenas en Liencres / Canva

Acceso y Transporte

La mejor forma de explorar esta maravillosa playa es en tu coche. En un tiempo aproximado de 15 a 20 minutos desde Santander llegarás a la Playa de Valdearenas. Toma la S-20 y sigue las indicaciones hacia la salida Corbán-Liencres. Luego, continúa por la CA-231 hasta llegar al pueblo de Liencres. Un poco después de pasar Liencres, verás un cartel que indica un desvío a la derecha hacia la Playa de Valdearenas. Toma ese desvío y sigue bajando por la carretera que atraviesa los pinares hasta llegar al aparcamiento de la playa.

Qué Hacer en la Playa de Valdearenas

La Playa de Valdearenas, situada en el Parque Natural de las Dunas de Liencres, se extiende por más de 3 km y está completamente abierta al mar. Es el lugar ideal para los amantes del surf y los deportes acuáticos, pero ten mucho cuidado con el fuerte oleaje, especialmente si vas con niños.

Playa de Covachos

Situada en un enclave privilegiado, a tan solo 10 kilómetros del centro de Santander, se encuentra la Playa de Covachos. Esta pequeña playa nudista es ideal para quienes disfrutan del sol y el mar sin restricciones, pero no te preocupes, ¡todos son bienvenidos, ya lleves bañador o no! La atmósfera relajada y libre la convierte en un lugar especial y acogedor. Dado que es una playa virgen, es recomendable llevar agua y comida, y no olvides recoger todos tus residuos para cuidar el entorno.

Playa de Covachos
Playa de Covachos y la Isla del Castro / Canva

Acceso y Transporte

Para llegar a la Playa de Covachos desde Santander, toma la S-20 y sigue hasta la salida Corbán-Liencres. Continúa por la CA-231 hasta llegar a Soto de la Marina. Una vez pasado el pueblo, verás un cartel marrón indicando la desviación a la derecha hacia la Playa de Covachos y La Arnía. Sigue por esa carretera y continúa recto hasta el siguiente cartel que te indicará girar ligeramente a la derecha de nuevo. El tiempo aproximado de viaje desde el centro de Santander es de unos 15 minutos.

El acceso a la playa puede ser algo complicado, ya que hay que bajar unas escaleras que, si coincide con la pleamar, pueden hacer que el descenso sea un poco más difícil. En la parte superior del acantilado hay una senda que llega hasta las inmediaciones de la playa. Para descender, hay un tramo con peldaños de hormigón, pero debido a los temporales, estas escaleras no llegan hasta la base. Para llegar al arenal, hay que bajar por las piedras y ayudarse de una cuerda. Se recomienda llevar calzado deportivo con suela antideslizante.

Qué hacer en la Playa de Covachos

Esta preciosa playa se encuentra en un entorno natural espectacular. Un fino istmo de arena se alarga desde la playa hasta la isla del Castro, permitiendo un paseo precioso cuando la marea está baja. Esta playa virgen está escondida entre enormes paredes rocosas de gran valor geológico, formando parte de la impresionante Costa Quebrada.

El tómbolo de arena es uno de los principales atractivos de esta playa, pero no el único. La playa adquiere su nombre por las diferentes cuevas formadas por la erosión del mar y el viento. Una de estas cuevas se encuentra en la isla y alberga diferentes especies marinas. Además, una cascada formada por el agua de un antiguo río cae por una de las paredes del acantilado, añadiendo un toque mágico al lugar.

En 1983, un submarinista encontró los restos de un antiguo galeón británico entre la Playa de Covachos y la isla de Castro. Entre las piezas encontradas había cañones, un ancla y grandes piezas de hierro, que datan de los siglos XVI y XVII. Estos restos fueron llevados al Museo Marítimo del Cantábrico después de complicadas tareas de rescate debido al fuerte oleaje.

¡No dejes que el verano pase sin disfrutar de las maravillosas playas de Santander! Cada rincón de nuestra costa es una joya por descubrir, desde las tranquilas aguas de Los Peligros hasta el paraíso aislado de Covachos. Así que, ¿qué esperas? Ven a explorar el paraíso del norte de España. 

No pierdas la oportunidad de conocer cada una de estas increíbles playas y vivir experiencias inolvidables. ¡La aventura comienza ahora!

También te puede interesar leer los siguientes posts:

Qué ver en Cantabria en 3 días

Cantabria en 5 días: guía completa

Qué ver en Cantabria en 7 días

BUSCA EN EL MAPA TODAS LAS PLAYAS


Sobre el autor

¡Hola, soy Rita! Tengo más de 20 años de experiencia en el sector turístico, especializada en el ámbito hotelero. Cofundadora de Glutendtrotters junto con Manuel. Amante de los viajes y adicta a la búsqueda constante. Mamá orgullosa de tres maravillosas hijas. Me encanta escribir, la moda, el teatro y tomarme una copa de vino por las noches.


Deja un comentario