Inicio » Destinos » España » Qué ver en el Barrio Pesquero de Santander

Qué ver en el Barrio Pesquero de Santander

Por Rita

Publicado:

Actualizado:

¡Descubre la magia del Barrio Pesquero de Santander! la historia, la cultura y la gastronomía secretos de una zona imperdible de la capital cántabra.

Inicialmente bautizado como el Poblado de Pescadores «Grupo Sotileza». Este encantador rincón, surgido entre 1943 y 1960 en la dársena de Maliaño, destaca como uno de los pioneros proyectos nacionales del Ministerio de la Gobernación, parte del Plan Nacional de Mejoramiento de la Vivienda de 1942.

Nacido en el sureste de la bahía santanderina, tras el gran incendio de 1941 que remodeló la ciudad, este barrio fue el nuevo hogar de 270 familias de pescadores. Anteriormente apiñadas en Puertochico, San Martín y Tetuán, estas familias encontraron en el Barrio Pesquero un espacio propio y revitalizado.

Puerto pesquero con edificios al fondo
Puesto pesquero del Barrio Pesquero de Santander

Conocido oficialmente como “Poblado Marítimo de Sotileza”, sus calles y plazas homenajean a la novela «Sotileza» (1881) de José María de Pereda, reflejando un Santander de antaño a través de su rica terminología marinera.

El término «Sutileza«, distintivo de Santander, se refiere a la parte más fina del hilo de pesca, donde se anuda el anzuelo, simbolizando la delicadeza y la precisión de la vida marinera.

La pesca, siempre un pilar en Santander, ha forjado una comunidad única con una rica herencia cultural, social y económica. Desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XVIII, la pesca y la navegación fueron el núcleo de la vida local.

Descubre qué ver en Cantabria

Lee nuestro post: Qué ver en Cantabria en 20 planes perfectos

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, Santander experimentó un auge económico notable, impulsado principalmente por el comercio marítimo. La ciudad, en pleno crecimiento, se expandió ocupando áreas de la bahía y desarrollando nuevos espacios portuarios como los muelles de Maliaño, Calderón y la dársena de Molnedo, transformándose en el vibrante centro urbano y portuario que conocemos hoy.

No te pierdas la maravillosa experiencia de explorar uno de los barrios más emblemáticos de nuestra hermosa ciudad. Es, sin duda, uno de los rincones más encantadores de Santander para deleitarse con la exquisita gastronomía local. Aquí, los restaurantes son famosos por sus extraordinarios mariscos y pescados, platos que reflejan el auténtico sabor de nuestra cultura y tradiciones. ¡Una visita que seguro será un festín para tus sentidos!

CÓMO LLEGAR AL BARRIO PESQUERO

Si te encuentras en el centro de la ciudad nuestra recomendación es que vayas dándote un agradable paseo. Desde el mismo Centro Botín nace un trayecto ideal para hacer a pie de menos de 30 minutos que no tiene desperdicio. La belleza de nuestra bahía, una de las más bonitas de España, y la historia de nuestra ciudad a lo largo del paseo te servirán de aperitivo para conocer uno de los barrios más emblemáticos de Santander.

Como sabes el clima de nuestra tierruca no siempre acompaña para dar largos paseos a no ser que te guste andar bajo la lluvia. En ese caso la línea 4 de los autobuses municipales también llega hasta allí. O siempre encontrarás un taxista dispuesto a acercarte y de paso recomendarte alguno de los restaurantes más frecuentados por los santanderinos.

QUÉ VER EN EL BARRIO PESQUERO

Siguiendo nuestra ruta a pie desde el centro, tendrás la oportunidad de descubrir monumentos y edificios emblemáticos que relatan la rica historia de la ciudad. Además, podrás apreciar cómo esta área se ha transformado y modernizado, adaptándose de manera abierta y acogedora al turismo.

Leer más >>> Qué ver en Santander en 1 día

Monumento Cabo Machichaco

Justo frente a la Estación Marítima se alza un conmovedor monumento, un tributo a las víctimas del trágico suceso del buque Cabo Machichaco en 1893. 

Aquella fatídica jornada, un incendio a bordo desencadenó una catástrofe de enormes proporciones. A pesar del valiente esfuerzo de los servicios de emergencia, la tragedia se cobró la vida de más de 500 personas y dejó alrededor de 2.000 heridos. 

Monumento de piedra con edificios a los lados
Monumento al buque Cabo Machichaco

Este monumento sirve como un recordatorio perpetuo de aquel día y como un homenaje a las vidas afectadas por el desafortunado evento.

Jardín Vertical

El antiguo edificio de Tabacalera, que estuvo cerrado durante veinte años, ha renacido como un vibrante centro para espectáculos, eventos y programas socioculturales de diversa índole. Este espacio se distingue por albergar el jardín vertical interior más grande de Europa, una verdadera maravilla botánica.

Este inmenso jardín vegetal, que se extiende a lo largo de 558 metros cuadrados, adorna el atrio creado entre las dos fachadas del edificio: la original y una nueva con amplias ventanas. Este diseño innovador permite que la luz natural bañe tanto el jardín como las áreas adyacentes, gracias a las ventanas de acero con rotura de puente térmico que mejoran la estanqueidad.

Flores y plantas. Barrio Pesquero
Jardín Vertical en el antiguo edificio de la Tabacalera

Escondida bajo este exuberante jardín, una de las fachadas interiores se viste con más de 22.300 plantas de más de 25 variedades tropicales y subtropicales, seleccionadas por su adaptabilidad a la luz, humedad y temperatura del entorno. Las vigas originales del edificio, ahora pintadas de blanco, se entrecruzan con esta pared viva que se extiende a lo largo de las cuatro plantas del inmueble. La iluminación natural se ve complementada por luces LED controladas por sensores, garantizando que cada planta reciba luz suficiente.

Este impresionante jardín, obra de Fernando Santamaría, incorpora un sistema de riego recirculado para optimizar el uso del agua y permite el monitoreo remoto de varios parámetros, como los tiempos de riego, calidad del agua, caudales, temperatura y humedad relativa.

El espacio cedido por el Patrimonio del Estado al Ayuntamiento de Santander abarca 2.880 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas cerradas y una quinta para actividades al aire libre. La cubierta del centro cívico, que antes era una zona recreativa para empleados de la tabacalera, ahora alberga un pequeño espacio cerrado conocido como el ambigú.

La transformación del edificio, que originalmente consistía en plantas independientes y superpuestas, ha implicado una reestructuración significativa. La construcción del atrio y el jardín vertical ha llevado a eliminar los forjados entre plantas, conectándolas de manera fluida y creando un espacio único y acogedor.

Biblioteca Central de Cantabria y Archivo Histórico Provincial

Se encuentra ubicado en el edificio del antiguo Depósito General de Tabaco en Rama de Tabacalera en Santander.

La historia de la Biblioteca Central de Cantabria  comienza con la Biblioteca del Instituto Cántabro para la Enseñanza de la Naútica y el Comercio, fundada en 1839.

Edificio de piedra y ladrillos rojos
Fachada de la Biblioteca Central y Archivo Histórico Provincial

En 1944, la biblioteca fue renombrada como Biblioteca Provincial, enriqueciéndose con colecciones provenientes de la desamortización de los conventos de Santa Clara, Santa Catalina de Monte Corbán y San Francisco en Santander.

En 1900, se erigió en los arenales del muelle de Maliaño, en la zona portuaria de Santander, el impresionante edificio que hoy es la sede de la misma . Diseñado con un estilo neomudéjar, cuenta con ocho naves y una superficie de 2.200 m2. Durante la Guerra Civil, el edificio tuvo un uso alterno como cárcel para prisioneros republicanos, regresando a su función original como almacén de tabaco al concluir la guerra y manteniéndose así hasta 1986.

Zona de recepción de una biblioteca con la fachada de piedra y ladrillos rojos
Biblioteca Central de Cantabria en Santander

En 2009, se llevó a cabo una significativa renovación y rehabilitación del edificio por el Ministerio de Cultura. En ese momento, los valiosos fondos, el mobiliario y el personal de la Biblioteca Central de Cantabria fueron trasladados a este renovado y majestuoso espacio, marcando un nuevo capítulo en su rica historia.

El Archivo Histórico Provincial de Cantabria desempeña un papel crucial en la preservación de la historia regional, custodiando una impresionante colección de manuescritos oficiales y privados que son esenciales para entender la historia de Cantabria. En sus instalaciones se resguardan aproximadamente 50.000 documentos, que abarcan desde el siglo XII hasta el XXI, ofreciendo un rico panorama de la evolución histórica de la región.

interior de un edificio con  gran patio central y zona de recepción de visitantes
Archivo Histórico Provincial de Cantabria

Hoy en día, comparte espacio con la Biblioteca Central de Cantabria, constituyéndose como un punto de encuentro vital para investigadores, historiadores y cualquier persona interesada en la cultura y el pasado de Santander.

Paseo de Alberto Pico

Alberto Pico, párroco del Barrio Pesquero durante cuarenta años, dedicó su vida a luchar por los derechos fundamentales de todos sus parroquianos, tanto creyentes como no creyentes. Su memoria perdura, además, en un instituto de la zona que lleva su nombre.

Antes de su llegada al Barrio Pesquero, sirvió en Laredo y en varias parroquias rurales, ganándose el corazón de fieles de toda índole.

Paseo de suelo empedrado con farolas de estilo marinero
Paseo de Alberto Pico en el Barrio Pesquero de Santander

Tras su fallecimiento a los 82 años, se instauró el Premio Alberto Pico a la Solidaridad. El Ministerio de Educación también rindió homenaje a este luchador social, denominando a un instituto en su honor, construido sobre terrenos que él mismo había logrado expropiar al obispado.

¡Una verdadera leyenda de compasión y compromiso en el Barrio Pesquero!

Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Carmen

Este encantador edificio mantiene su diseño original, tal como se aprecia en los planos antiguos. Se destaca por su estructura rectangular de tres pisos, con una parte central ligeramente retrasada en comparación con sus alas laterales. En su fachada sur, se encuentra un atractivo pórtico escalonado que invita a entrar al edificio. La parte trasera, orientada al norte, se embellece con una elegante balconada de rejas en el piso superior, que se abre a un hermoso jardín rodeado por una tradicional corralada de piedra, separándolo sutilmente de la zona portuaria.

En lo alto del edificio, el convento alberga una capilla diseñada originalmente para un singular retablo adornado con peces, crustáceos y motivos marinos. Aunque este retablo nunca llegó a construirse, hoy en día, una impresionante escultura de Cristo Crucificado, de estilo barroco andaluz, adorna el lugar, un regalo de un benefactor originario de esa región.

Iglesia de color beige con edificios rodeándola y un árbol en el primer plano
Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Carmen en el Barrio Pesquero

En su exterior, la iglesia se adorna con una sofisticada combinación de ventanas ciegas y molduras que imitan la sillería, presentando una hermosa fachada de estilo neo-regionalista. Este diseño, favorito del arquitecto director González de Riancho, se refleja también en el revestimiento del edificio, aportando un carácter único y encantador al conjunto arquitectónico.

Este estilo distintivo no solo se limita al convento, sino que también se extendió al desaparecido local de la Filial Femenina y al Cine Sotileza, un lugar de entretenimiento que permaneció en pie hasta su demolición a finales de los años 80. En el espacio que dejó el cine, se construyó más tarde la sede del Instituto Social de la Marina y la Casa del Mar, edificaciones que hoy día siguen en pie, manteniendo vivo el espíritu de esta rica historia arquitectónica.

FIESTA LOCAL 

Un día en particular, el 16 de julio, las calles del Barrio Pesquero de Santander se llenan de vida y color, tanto con turistas como con lugareños. 

Esta fecha es muy especial para los residentes, quienes se reúnen para celebrar y rendir homenaje a la Virgen del Carmen, su venerada patrona. La festividad alcanza su punto culminante con una procesión marinera, un evento lleno de devoción y alegría que une a la comunidad en una vibrante celebración de su fe y tradiciones.

DÓNDE COMER EN EL BARRIO PESQUERO DE SANTANDER

El Barrio Pesquero de Santander es, sin duda, un paraíso gastronómico, albergando probablemente la mayor concentración de restaurantes por metro cuadrado en la ciudad. Aquí encontrarás una impresionante variedad de locales, cada uno con su propio encanto y especialidades culinarias.

Entre los más renombrados se encuentran Casa José, La Gaviota y La Chulilla, donde podrás sumergirte en una experiencia gastronómica de alta calidad, centrada en lo mejor que ofrece nuestra costa. 

Pescado al horno con patata en una bandeja de acero inoxidable
Pescado al horno (machote) en la Marisquería Casa José

Sus platos estrella son el marisco y el pescado, frescos y preparados a la perfección, satisfaciendo incluso a los paladares más exigentes. Además, estos restaurantes se preocupan por la inclusión, ofreciendo opciones sin gluten y pan especialmente adaptado para celíacos, asegurando que todos podamos disfrutar de su exquisita cocina.

Para aquellos interesados en explorar más sobre los restaurantes sin gluten del Barrio Pesquero, nuestro post dedicado al tema ofrece información detallada y recomendaciones. 

También te puede interesar leer estos post sobre restaurantes sin gluten en Santander:

¡No te pierdas la oportunidad de vivir esta experiencia culinaria única! Ven y descubre por ti mismo la rica historia, la vibrante cultura y la exquisita gastronomía que hacen del Barrio Pesquero en Santander un destino inolvidable

Y después de tu visita, nos encantaría escuchar tu experiencia. ¡Comparte con nosotros tus descubrimientos y momentos favoritos!


SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES  
Sobre el autor

¡Hola, soy Rita! Tengo más de 20 años de experiencia en el sector turístico, especializada en el ámbito hotelero. Cofundadora de Glutendtrotters junto con Manuel. Amante de los viajes y adicta a la búsqueda constante. Mamá orgullosa de tres maravillosas hijas. Me encanta escribir, la moda, el teatro y tomarme una copa de vino por las noches.

Deja un comentario