Inicio » Destinos » España » Qué ver en Ramales de la Victoria

Qué ver en Ramales de la Victoria

Por Rita

Publicado:

Actualizado:

Si estás planeando una visita a Ramales de la Victoria, prepárate para descubrir todo lo que este encantador pueblo tiene para ofrecer. Desde impresionantes paisajes naturales hasta una rica historia y cultura, hay mucho que ver en Ramales de la Victoria.

Origen del nombre de Ramales de la Victoria

El nombre «de la Victoria» tiene sus raíces en una importante batalla durante las guerras carlistas del siglo XIX, donde el general Espartero y sus tropas liberales salieron victoriosos. Pero la historia de Ramales se remonta aún más atrás. Cuatro siglos antes, el emperador Carlos V dejó su huella en el Camino Real tras desembarcar en Laredo. Fue su último viaje desde la Villa de Laredo hasta Burgos, remontando la cuenca del Asón para dirigirse al Monasterio de Yuste, donde fallecería en 1558.

Un legado antiguo y artístico

Mucho antes de Carlos V, una de las comunidades artísticas más importantes de Europa se refugió en las cavidades de Ramales de la Victoria, dejándonos famosos yacimientos arqueológicos y pinturas paleolíticas reconocidas mundialmente. Las cuevas de Covalanas y Cullalvera son testigos de este impresionante legado prehistórico, ofreciendo una ventana al pasado que no te puedes perder.

Qué ver en Ramales de la Victoria: Lugares turísticos imperdibles

Iglesia de San Pedro

Este monumento histórico es un reflejo de la rica herencia arquitectónica de la región. La Iglesia de San Pedro, construida en estilo gótico, destaca por su impresionante retablo churrigueresco del siglo XVIII. Este retablo, con su exuberante y detallada ornamentación, es una obra maestra del barroco español y constituye uno de los ejemplos más notables de este estilo en Cantabria. Además de su retablo, la iglesia alberga valiosas obras de arte sacro y es un lugar de gran importancia histórica y cultural, siendo uno de los sitios imprescindibles que ver en Ramales de la Victoria.

Iglesia de San Pedro en Ramales de la Victoria
Iglesia de San Pedro en Ramales de la Victoria

Palacio de Revillagigedo

Con orígenes en el siglo XVI, el Palacio de Revillagigedo fue reconstruido en estilo barroco, aunque casi destruido durante las contiendas carlistas del siglo XIX. A pesar de su deterioro, el palacio aún conserva su majestuosidad, con sus imponentes torreones y grandes blasones de piedra noble. Este edificio histórico ofrece una visión fascinante de la arquitectura y la historia de la nobleza cántabra. Aunque no se encuentra en su mejor estado, su visita permite apreciar la grandiosidad de sus épocas pasadas y la resistencia de su estructura a lo largo de los siglos.

Palacio de Revillagigedo en Ramales de la Victoria
Palacio de Revillagigedo

Iglesia de Nuestra Señora de Guardamino

Situada en el barrio de Guardamino, esta iglesia tiene una estrecha conexión con la historia de Ramales de la Victoria. Aquí, el general liberal Espartero venció al ejército carlista del general Maroto en la célebre batalla de Guardamino en la primavera de 1839, durante la Primera Guerra Carlista. La estructura actual del edificio es el resultado de una reforma realizada en 1640, dirigida por Andrés de Landeral, que incluyó la construcción de una bóveda, paredes, espadaña y otros elementos. Sin embargo, se cree que la capilla mayor data del siglo XIV y que estos elementos se añadieron posteriormente. El retablo principal, de estilo neoclásico del siglo XIX, alberga imágenes que datan de los siglos XIV y XVI, siendo un sitio destacado que ver en Ramales de la Victoria.

Ermita de San Juan

Ubicada en el barrio de Riancho, en Gibaja, esta pequeña ermita es un ejemplo de arquitectura gótica tardía del siglo XV. Consta de una sola nave dividida en tres tramos, y su diseño simple y austero refleja la sobriedad del estilo gótico en su fase final.

Iglesia de San Emeterio y San Celedonio

Localizada en Gibaja, esta iglesia presenta una nave dividida en dos tramos. Su construcción se inició a principios del siglo XVI y fue reconstruida en el siglo XVII.

Prehistoria en Ramales de la Victoria

La Cueva de Covalanas y la Cullalvera, junto con otras destacadas cuevas cántabras como Altamira, El Castillo, Las Monedas, Las Chimeneas, La Pasiega, La Garma, El Pendo, Hornos de la Peña y Chufín, forma parte de las joyas del arte rupestre de Cantabria. Estas cuevas representan un valioso patrimonio cultural y artístico que nos permite comprender mejor la vida y el arte de nuestros antepasados.

Cuevas de Covalanas

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las Cuevas de Covalanas son famosas por sus impresionantes pinturas rupestres, una joya en el corazón de Cantabria y un lugar imprescindible que ver en Ramales de la Victoria.

Cantabria rebosa de una riqueza en cuevas que pocas zonas en el mundo pueden igualar, y la Cueva de Covalanas destaca entre todas ellas por varias razones. Situada en las inmediaciones de la ilustre localidad de Ramales de la Victoria, la Cueva de Covalanas nos transporta más de 20.000 años atrás, es decir, 7.000 años antes que los Bisontes de Altamira, permitiéndonos comprender la vida de los cántabros originarios.

Entrada a la cueva de Covalanas
Cueva de Covalanas

Visitar la Cueva de Covalanas con niños es una parada imprescindible tanto si vienes de visita a Cantabria como si tus peques todavía no la conocen. La cueva ofrece una combinación de aventura y experiencia didáctica que encantará a niños y padres. ¿Te apuntas?

Acceso y visitas

El acceso a Covalanas está abierto al público durante todo el año. Dada la fragilidad de las pinturas rupestres, el número de visitantes a la Cueva de Covalanas es limitado para poder asegurar la conservación de este maravilloso monumento natural.

Para hacer la reserva de las visitas guiadas, entra en la página web oficial. Para validar la entrada en el Centro de Visitantes para tu visita necesitarás estar 15 minutos junto a la cueva. 

Covalanas es una de las cuevas más completas de Cantabria, con sus formaciones geológicas en la Galería de la Música y sus emocionantes pinturas geométricas y de ciervas en la Galería de las Pinturas, también conocida como la Cueva de las Ciervas Rojas. Ten esto en cuenta si quieres visitarla durante la temporada alta.

Entrada principal a la Cueva de Covalanas
Entrada principal a la Cueva de Covalanas

Historia y arte rupestre

Las pinturas de la Cueva de Covalanas fueron descubiertas el 11 de septiembre de 1903 por los paleontólogos Herminio Alcalde del Río y Lorenzo Sierra. Este es el segundo descubrimiento de arte rupestre paleolítico en España, tras Altamira. Lorenzo Sierra la denominó «Cueva de las Herramientas» por todos los materiales arqueológicos encontrados en la entrada, atribuibles al Paleolítico superior y a la Baja Edad Media, convirtiéndola en un lugar fascinante que ver en Ramales de la Victoria.

Debajo de Covalanas se encuentra la Cueva de El Mirón, donde se han documentado ocupaciones humanas desde hace 45.000 años hasta el Medievo. Es probable que algunas de las gentes que habitaron El Mirón fueran los autores de las pinturas de Covalanas, lo que explicaría una complementariedad entre ambas cuevas: Covalanas como santuario artístico-religioso y El Mirón como espacio habitacional.

El recorrido por la cueva

Al entrar en la Cueva de Covalanas, se atraviesa un abrigo de entrada y la cavidad se bifurca en dos galerías prácticamente paralelas: la Galería de la Música y la Galería de las Pinturas.

La Galería de la Música es un corredor de unos 40 metros con dos quiebros, tiene este nombre porque en ella se realizaron conciertos de la 33ª y 34ª ediciones del Festival Internacional de Santander.

La Galería de las Pinturas tiene un desarrollo recto de unos 100 metros, estrechándose en su tramo final. Se encuentran en ella 188 motivos de pinturas rojas, incluyendo 18 figuras de ciervas, un caballo, un ciervo, un uro y un posible híbrido uro-humano.

Las modestas dimensiones de la cueva crean un ambiente acogedor, con estrechos pasillos y relieves ondulantes que los artistas paleolíticos aprovecharon para sus representaciones. Lo que más sorprende es cómo los artistas utilizaron los relieves naturales de la roca para dotar a las figuras de volumen y realismo. El color rojo y los contornos punteados forman parte del estilo de la época, extendiéndose por toda la región cantábrica.

Quiero hacer una mención especial a mi primo, Alfonso Moure Romanillo, historiador, arqueólogo, escritor y catedrático de Prehistoria. Gracias a su dedicación y trabajo, hoy podemos comprender y valorar este increíble patrimonio.
Dibujo de pinturas rupestres en Cueva Covalanas. Ramales de la Victoria
Las Cuevas de Ramales de la Victoria (Cantabria): arte rupestre paleolítico en las cuevas de Covalanas y la Haza por A. Moure Romanillo, César González Sainz y Manuel Ramón González Morales. Universidad de Cantabria, 1991.

La Cueva de Covalanas: Un Homenaje a los Animales y al Arte Prehistórico

La Cueva de Covalanas es un tributo a los animales y al vínculo profundo que existía entre ellos y los seres humanos prehistóricos. En esta cueva, el ser humano queda en segundo plano, destacando la relación especial que trascendía la esfera artística. Se la considera una cueva de estilo intimista, ya que se piensa que todas las pinturas fueron realizadas por un solo artista. Las figuras se hicieron mediante técnica pictórica, demostrando que la actividad artística ya estaba desarrollada en aquella época, siendo una maravilla que ver en Ramales de la Victoria.

Cueva de Cullalvera

Con una longitud de unos 12 kilómetros, la Cueva de Cullalvera en Ramales de la Victoria es una de las más grandes de Cantabria. Utilizada como refugio desde el Paleolítico hasta la Guerra Civil Española, esta impresionante cueva se abre en la falda del Monte Pando, rodeada por un encantador bosque de encinas autóctonas, y es un lugar fascinante que ver en Ramales de la Victoria.

Un Monumento Natural de Gran Valor

La Cueva de Cullalvera es un enclave perfecto para comprender la relación del hombre con las grutas prehistóricas. Su enorme boca, de 28 metros de altura y 14 metros de anchura, impresiona desde el primer momento, emanando una fresca corriente de aire con una temperatura constante de 10ºC durante todo el año. Estas dimensiones se mantienen durante los primeros 1.500 metros del recorrido, ofreciendo una experiencia única y accesible, incluso para cochecitos de bebé o sillas de ruedas.

Entrada de la cueva de la Cullalvera
Entrada de la cueva Cullalvera

Explorando el Interior de Cullalvera

Aunque la cueva tiene una longitud de 12 kilómetros, la visita solo abarca los primeros 400 metros. Durante este trayecto, se pueden admirar formaciones geológicas como estalactitas, estalagmitas, banderas, coladas y cascadas, creadas por la acción constante del agua, que a menudo brota de la cueva formando el río Calera, un afluente del Asón. Un río subterráneo emerge bajo la pasarela cuando llueve durante varios días, haciendo aún más espectacular la visita.

Un Viaje al Pasado

En el interior de Cullalvera hay dos grandes lagos, y sorprendentemente, el hombre paleolítico llegó hasta los 1.200 metros de profundidad. Materiales arqueológicos encontrados en la cueva demuestran que estaba ocupada hace 13.000 años, con restos que incluyen huesos fragmentados, sílex y cerámicas. Mientras los humanos vivían en la boca de la cueva, fabricaban herramientas y consumían alimentos, en el interior se dedicaban a pintar, haciendo de esta cueva un lugar impresionante que ver en Ramales de la Victoria.

Arte Rupestre y Espeleología

Cullalvera alberga signos claviformes rojos y líneas en negro a 650 metros de profundidad, y a 900 metros, tres caballos de color negro. Estos hallazgos demuestran el contacto entre diferentes grupos del Paleolítico. A 1.200 metros de profundidad, se encuentran signos que parecen avisar del peligro, siendo estas las pinturas rupestres más profundas de la Península Ibérica.

Una Cueva Viva y Accesible

La visita a Cullalvera es accesible gracias a una rampa, y durante el recorrido, guías expertos explican de manera didáctica cómo se forman las estalactitas y estalagmitas gota a gota. Incluso se pueden ver fósiles marinos de 1,5 millones de años de antigüedad. Es una visita muy recomendable con niños.

Una de las historias más fascinantes de Cullalvera es la leyenda de la pastorcilla. Se cuenta que una joven pastora, buscando a su oveja perdida, se adentró en la cueva sin un candil y nunca pudo salir. Desde entonces, se dice que quienes se adentran en la cueva pueden oír sus sollozos y lamentos, un aliciente más para visitar esta enigmática gruta.

Planifica tu Visita

La entrada a Cullalvera se combina perfectamente con una visita a la cercana Cueva de Covalanas, haciendo de Ramales de la Victoria un destino completo para toda la familia. Asegura tu visita reservando con antelación, especialmente en verano.

Actividades al Aire Libre en Ramales de la Victoria

La naturaleza en Ramales de la Victoria y sus alrededores es simplemente espectacular. Desde las majestuosas cascadas del río Asón hasta los frondosos bosques de hayas y robles, cada rincón te sorprenderá con su belleza. Este es el lugar ideal para aquellos que buscan reconectar con la naturaleza y disfrutar de paisajes impresionantes, siendo un destino imprescindible que ver en Ramales de la Victoria.

Para los amantes de la naturaleza y la aventura, Ramales de la Victoria es el lugar perfecto. Puedes disfrutar de una amplia variedad de actividades al aire libre.

Pico La Mortera
Pico La Mortera

Senderismo

El senderismo en Ramales de la Victoria es una experiencia única. Recorrer rutas te permitirá sumergirte en paisajes espectaculares, rodeados de frondosos bosques y vistas impresionantes. Cada paso te acerca más a la naturaleza en su estado más puro.

  • Cañón del Asón
  • Monte Pando
  • Parque de Cubillas

Espeleología

La espeleología es otra actividad popular en la zona, especialmente en las diversas cuevas que se encuentran aquí. Explorar estas cavidades te permitirá descubrir un mundo subterráneo fascinante y lleno de misterio.

Parque de Cubillas
Parque de Cubillas

Escalada

Si te gusta la escalada, Ramales de la Victoria te ofrece paredes y rutas desafiantes que pondrán a prueba tus habilidades. Las formaciones rocosas de la región son ideales para escaladores de todos los niveles.

Parque Natural Collados del Asón

El Parque Natural Collados del Asón es un lugar donde la naturaleza se muestra en todo su esplendor. Este espacio natural protegido desde 1999 es un área singular de gran interés, caracterizada por afloramientos calizos, pequeños bosques de hayas y singulares encinares cantábricos, junto a praderías creadas por el hombre para el aprovechamiento ganadero. Este hábitat diverso permite el desarrollo de una variada fauna silvestre característica de la Cordillera Cantábrica, siendo un entorno impresionante que ver en Ramales de la Victoria.

El parque se localiza en una zona que tradicionalmente ha estado muy despoblada, lo que ha permitido que el grado de naturalidad del conjunto sea elevado. Pasear por el Parque Natural Collados del Asón es una experiencia que te conecta profundamente con la naturaleza, ofreciéndote la oportunidad de ver animales en su hábitat natural y disfrutar de la tranquilidad de un entorno prístino.

Vistas desde Porracolina
Vistas desde Porracolina

Torca del Carlista

La Torca del Carlista es una de las cavidades subterráneas más impresionantes de la región, con 349 metros de profundidad en el Picón del Carlista. Esta cueva, situada en la parte más occidental del valle vizcaíno de Carranza en el País Vasco, cuenta con una de las salas interiores de mayor tamaño del mundo. Localizada bajo la Peña Ranero, una cumbre de caliza arrecifal urgoniana, su entrada se encuentra muy cerca de la cima y forma parte del Parque Natural de Armañón. Aunque está ubicada en el País Vasco, su proximidad a Cantabria la convierte en un destino interesante que ver en Ramales de la Victoria.

La Encantadora Arquitectura de Ramales de la Victoria

La arquitectura de Ramales de la Victoria es uno de sus grandes atractivos, mostrando el carácter y la tradición de esta pintoresca localidad cántabra. Las casas montañesas, con sus característicos balcones de madera y tejados de teja roja, representan fielmente la construcción tradicional de Cantabria. 

Sus calles empedradas, casas de piedra y balcones floridos te transportarán a otra época. Este ambiente acogedor y pintoresco es perfecto para aquellos que buscan desconectar del ajetreo de la ciudad y sumergirse en un entorno tranquilo y auténtico.

Encrucijada de Caminos

Ramales de la Victoria se encuentra en una importante encrucijada de caminos, donde se cruzan las rutas que unen el mar Cantábrico con la meseta y las que conectan Bilbao con Santander. Esta ubicación estratégica ha influido significativamente en el desarrollo y la estructura urbana del pueblo.

La calle principal de Ramales sirve también como carretera, facilitando el tránsito entre diferentes regiones. A lo largo de esta vía, se pueden observar las principales señas de identidad del pueblo: una arquitectura que mezcla elementos marítimos y montañosos, con miradores de madera y cristal, y casonas de piedra noble.

Casa de indianos en Ramales de la Victoria
Típica casa de Indianos en el centro de Ramales de la Victoria

Casas de Indianos y Palmeras

Dispersas por todo el municipio, se pueden encontrar numerosas palmeras. Estas plantas indican que las casas a las que brindan sombra probablemente pertenecieron a vecinos que emigraron a América. Tras amasar una pequeña fortuna, estos indianos regresaron a su tierra natal y construyeron imponentes viviendas, conocidas como casas de indianos, plantando palmeras como un recordatorio de sus aventuras en tierras tropicales, siendo un interesante detalle que ver en Ramales de la Victoria.

Tradiciones Locales en Ramales de la Victoria

Participar en las tradiciones y festividades locales te permitirá conocer de cerca las costumbres y la cultura de la región. 

Fiestas y Celebraciones Principales

San Pedro (29 de junio)

Las fiestas patronales de San Pedro son uno de los eventos más esperados del año. Este día, los habitantes de Ramales de la Victoria se reúnen para celebrar con desfiles, música en vivo, y bailes tradicionales. 

San Valentín (30 de junio)

Justo al día siguiente de San Pedro, se celebra San Valentín, otra festividad importante en el calendario de Ramales. Es un homenaje a las parejas y matrimonios del municipio.

Verbena del Mantón (Primer sábado de julio)

Declarada de interés turístico regional, la Verbena del Mantón conmemora el reparto de mantones de Manila entre todas las mujeres de la localidad. Esta tradición se remonta a la época en que el General Espartero encontró estos mantones en un baúl tras la huida de los carlistas. Durante la verbena, las mujeres lucen estos mantones mientras disfrutan de una noche de música castiza y madrileña como el pasodoble y chotis.

Nuestra Señora del Carmen (16 de julio)

La festividad de Nuestra Señora del Carmen es otro evento destacado en Ramales de la Victoria. Con celebraciones religiosas y procesiones, esta fiesta honra a la patrona de los marineros y pescadores. Se celebra en muchas localidades de Cantabria debido a nuestros profundos lazos con el mar.

Fiesta del Milagruco (4 de septiembre)

La Fiesta del Milagruco en Ramales de la Victoria no solo es una celebración de unión comunitaria, sino que también está impregnada de una leyenda misteriosa que ha perdurado a lo largo de los años.

Según cuentan, durante las guerras carlistas, los soldados carlistas vislumbraron unas extrañas luces en Vegacorredor. Al acercarse, descubrieron un akelarre de brujas realizando rituales. En su huida, las brujas dejaron atrás diversos artilugios mágicos y derramaron sus pócimas sobre estas tierras.

Preocupados por las posibles calamidades que estos objetos pudieran traer al pueblo, los habitantes de Ramales decidieron enterrarlos. Esta acción, según la tradición, salvó a la comunidad de grandes desgracias y se considera un milagro, dando origen a la festividad del Milagruco.

Deliciosa Gastronomía local Sin Gluten

La gastronomía de Ramales de la Victoria es un deleite para el paladar. Este encantador pueblo ofrece una variedad de platos que reflejan la rica tradición culinaria de Cantabria. 

Platos Típicos

Uno de los platos más emblemáticos que no te puedes perder es el cocido montañés. Este guiso contundente, hecho con alubias, berza y productos del cerdo, es ideal para reponer energías tras una jornada de exploración. Su sabor robusto y su textura reconfortante lo convierten en un favorito tanto de locales como de visitantes.

Quesos y Embutidos Artesanales

Ramales de la Victoria también es famoso por sus quesos artesanales y embutidos. Estos productos, elaborados con métodos tradicionales, ofrecen una explosión de sabores auténticos que deleitan el paladar. No hay nada como disfrutar de un buen queso cántabro acompañado de un trozo de pan recién horneado y un buen vino de la región.

Productos Frescos del Mar Cantábrico

La proximidad al mar Cantábrico permite que los restaurantes y tabernas de Ramales de la Victoria ofrezcan productos frescos del mar. Pescados y mariscos recién capturados se preparan con maestría para ofrecer platos frescos y deliciosos, llenos de sabor y nutrientes.

Opciones Sin Gluten

Para aquellos con necesidades dietéticas especiales, como nosotros, el Restaurante Los Acebos y El Ronquillo son excelentes opciones. Ambos ofrecen opciones sin gluten en sus menús, aunque no pueden garantizar la ausencia total de contaminación cruzada. Sin embargo, son alternativas viables para los celíacos que desean disfrutar de la gastronomía local sin comprometer su salud.

Paisajes impresionantes y encanto rural

Finalmente, los paisajes de Ramales de la Victoria son uno de sus mayores tesoros. Ya sea desde los miradores naturales, los caminos rurales o los picos montañosos, las vistas te dejarán sin aliento. La combinación de montañas, valles y ríos crea un entorno único que invita a la contemplación y la fotografía, siendo uno de los aspectos más hermosos que ver en Ramales de la Victoria.

Valles Unidos del Asón

Los Valles Unidos del Asón son un auténtico paraíso natural que merece ser explorado. Este conjunto de valles ofrece paisajes de una belleza indescriptible, con prados verdes, bosques frondosos y ríos cristalinos. Aquí, podrás disfrutar de actividades como el senderismo, el ciclismo de montaña y el avistamiento de aves, todo mientras te sumerges en un entorno natural impresionante.

Si quieres seguir los pasos de Carlos V, te invitamos a descubrir los nacimientos de dos ríos que nacen muy cerca uno del otro: el Gándara y el Asón. Estos ríos inician su viaje juntos y se vuelven a encontrar en Ramales.

Nacimiento del Río Gándara

Originalmente conocido como río Soba, este río adoptó el nombre del lugar de su nacimiento, La Gándara, ubicada bajo la Peña Becerral. Aunque su caudal inicial es modesto, gana fuerza y volumen mientras desciende. Históricamente, sus orillas albergaban hasta 12 molinos harineros, una fábrica de harinas y tres ferrerías debido a sus múltiples saltos de agua.

Parque del Nacimiento del río Gándara
Parque del Nacimiento del río Gándara en Soba

Antes de llegar al mirador, encontrarás un aparcamiento y un sendero acondicionado que atraviesa un área recreativa con mesas, situada junto a uno de los antiguos molinos, ahora restaurado y convertido en Centro de Reproducción de Especies Fluviales. 

Para apreciar el nacimiento del río Gándara, dirígete al Mirador de la Reina, situado más allá de La Gándara. Es una estructura de metal y cristal con suelo de rejilla, ofrece una vista impresionante de las cascadas conocidas como “Las Fuentes del Gándara” y del valle en su totalidad. El mejor momento para visitarlo es en invierno o primavera. 

Nacimiento del Río Asón

Para llegar al nacimiento del río Asón, debes superar el Collado del Asón y descender un par de kilómetros por la carretera hasta vislumbrar la pared kárstica de donde emerge la cascada del nacimiento. El río nace a 680 metros de altitud en el Parque Natural de los Collados del Asón, formando una espectacular cascada de más de 50 metros de altura en forma de cola de caballo.

A diferencia del nacimiento del Gándara, el nacimiento del Asón puede ser contemplado de cerca, justo en el punto donde el agua cae en cascada. En días soleados, la caída de agua crea hermosos arco iris, añadiendo aún más magia a este paisaje ya de por sí impresionante.

Nacimiento del río Asón
Nacimiento del río Asón

En resumen, Ramales de la Victoria es un destino que lo tiene todo: naturaleza, historia, cultura y una gastronomía deliciosa. No importa si buscas aventura o relajación, este encantador pueblo de Cantabria te ofrecerá una experiencia inolvidable. ¡Prepárate para descubrir todo lo que ver en Ramales de la Victoria!

Y si tienes el alma aventurera de los Glutendtrotters, te invitamos a descubrir algunos lugares cercanos que seguramente te van a encantar. ¿Te animas?

Explora los Pueblos Cerca de Ramales de la Victoria

Ramales de la Victoria es un destino maravilloso, pero también hay varios pueblos cercanos que merecen una visita y que añadirán variedad y encanto a tu viaje.

Ampuero

Ampuero es conocido por su ambiente festivo y sus animadas fiestas tradicionales. Entre sus eventos más destacados se encuentra la fiesta de la Virgen Niña y la famosa Semana Grande, donde las calles se llenan de música, danzas y desfiles. Este pueblo, además de su vibrante vida social, ofrece hermosos paisajes y una rica herencia cultural que te encantarán.

Limpias

Limpias es famosa por el impresionante Cristo de Limpias, una escultura que ha atraído a visitantes y peregrinos durante siglos. Este tranquilo pueblo a orillas del río Asón es perfecto para una visita relajante, permitiéndote disfrutar de su atmósfera serena y su patrimonio histórico.

Colindres

Colindres, otro de los encantadores pueblos cercanos, es conocido por su puerto pesquero y su gastronomía basada en productos del mar. Pasea por su casco antiguo para descubrir hermosas casas señoriales y disfruta de una deliciosa comida en uno de sus muchos restaurantes con vistas al puerto.

Cueva del Valle o del Mamut en Rasines

Uno de los planes favoritos para familias que visitan Cantabria es la Cueva del Valle, también conocida como la Cueva del Mamut, en Rasines. Situada en la Comarca del Asón, esta cueva es un lugar estupendo para disfrutar con tus hijos y pasar un día en familia. 

El Parque Paleolítico de la Cueva del Valle ofrece una experiencia educativa y emocionante, perfecta para iniciar a los niños en el mundo de la espeleología de forma segura. Durante la visita, podréis explorar una cueva impresionante, caminar por rutas que incluyen una antigua mina y el río Silencio con bonitos puentes de madera, y admirar un mamut a tamaño natural que encanta a los más pequeños.

Descubre la Magia de Cantabria

Esta ruta es una puerta abierta a la diversidad cultural y natural de Cantabria. ¡Atrévete a explorar y maravíllate con estos fascinantes destinos!

Una Aventura en Ramales de la Victoria y Alrededores

Esta guía sobre qué ver en Ramales de la Victoria y sus alrededores te invita a sumergirte en la rica historia, admirar paisajes impresionantes y vivir una experiencia única. ¡Descubre y déjate encantar por su belleza incomparable!

También te puede interesar leer:

BUSCA EN EL MAPA


Sobre el autor

¡Hola, soy Rita! Tengo más de 20 años de experiencia en el sector turístico, especializada en el ámbito hotelero. Cofundadora de Glutendtrotters junto con Manuel. Amante de los viajes y adicta a la búsqueda constante. Mamá orgullosa de tres maravillosas hijas. Me encanta escribir, la moda, el teatro y tomarme una copa de vino por las noches.


Deja un comentario